martes, 18 de marzo de 2008

Ser o no ser santos (invitación a una SANTA semana)

Hace algún tiempo un amigo me dijo que no quería ser santo, eso me sorprendió mucho, porque sentí que se perdía un tremendo regalo (gratis, sin costo!) y porque no logré hacerle entender lo que desde que vivo más consciente mi Fe he sentido; el convencimiento de que TODOS ESTAMOS INVITADOS a ser santos. Es algo bueno que se nos regala, por lo tanto, creo no debería ser descartado de plano, ¿o será que a veces nos negamos a recibir buenos regalos?. Siento que buscar ser santo no es andar por la vida mirando todo con ojos de horror o de enjuiciar lo que otros (o muchas más veces nosotros mismos!) hacemos cuando caemos en las infaltables tentaciones. Andar como pisando en las nubes cuando en la realidad, en el día a día vemos tanta necesidad de amor, tanta necesidad de ser escuchados, de ser atendidos, de ser sostenidos, cargados. de ser queridos al menos con una simple y gran sonrisa de agradecimiento y atención. Creo que ser santo es justamente eso, estar atento a las necesidades, servir a los que nos rodean y combatir el mal con las armas que Dios nos regala. Hay una frase que me gusta mucho que la uso para darme fuerzas cuando me faltan (no pocas veces) es "revestirse de Cristo", vale decir, volver a vestirse de El. Ser más El y menos nosotros.




Como regalo cuaresmal he estado leyendo algunos libritos espirituales, y en uno de ellos encontré esto : "Acabo de romper con las viejas esperanzas de progresar en el mundo, quiero servir a Dios y en este mismo momento y en este lugar me doy a ello. Y Tú, si no quieres imitarme, por lo menos no me estorbes" (Confesiones de San Agustín)









Hoy celebramos al padre de Jesús, de quien poco o nada sabemos, alguien que nos puede enseñar a ser santo en medio del anonimato, del servicio, del no negarse a la tarea que Dios nos encomienda, pese a lo difícil que se nos presente. A santificarnos en el día a día...a trabajar para la creación. San José, fue un amoroso padre de Cristo. Esta imagen me encanta, que ternura de relación, que amistad, que comunicación. San José nos ayude a vivir mejor nuestro llamado a la santidad.




Vivimos ya una gran semana, justamente llamada semana SANTA. Confío en que Dios nos regale la fortaleza y las herramientas para seguir buscando eso que nos pide, que nos ilumine para salir de la oscuridad, que nos tome firmes para seguir sirviéndolo con alegría aún en medio de las diarias dificultades.


Comparto un texto, mi oración y mi invitación a ser santos...al menos permitirnos el derecho de recibir ese regalo (inmerecido tantas veces!). Como siempre, un fuerte abrazo en oración. Dios les regale una SANTA semana.




Ser santo.

Ser santo es seguir siendo una persona normal y corriente,que siente la insatisfacción que produce una visión del mundo, donde los hombres aceptan como necesidad el tener mucho dinero.


Ser santo es sentir la preocupación del desempleo, y solidarizarse con quienes lo sufren para paliar su necesidad; y trabajar para que los responsables tengan una mentalidad menos lucrativa y más social. Ser santo es ofrecer nuestra amistad a quien se encuentra solo, ser capaz de temblar cuando descubrimos la incomunicación que nuestro mundo masificado nos transmite, y contagia a través de sus aparatos. Ser santo es no aceptar la violencia a la que nos lleva la competencia, el odio que despierta en nosotros la separación de los hombres con barreras económicas, sociales, religiosas, raciales, nacionales. Ser santo es buscar la superaciónde todas las situaciones negativas que producen sufrimiento en los hombres. Ser santo es saberse hijo de Dios, llamar con la vida, no con la lengua, a Dios como Padre, lo que significa querer estrechar con los hombres unos lazos mayores de hermandad para, todos juntos, poder invocarlo como Padre. Ser santo es vivir con la limpiezade corazón suficiente, como para caminar por la vida sin segundas intenciones, ofreciendo sinceridad y confianza. Ser Santo es decir SI a Dios con nuestra vida y pedir al Cristo Santo que nos ilumine con su santidad para que un día en el Cielo alabemos todos juntos al Padre de la Vida. Amen





1 comentario:

Alter ego (el otro yo) dijo...

Hola padre he visto su blog en directorio y he aprovechado para ver su blog.Feliz Semana Santa.

www.martin-almiron.com

Por favor, si quieres deja tus comentarios !