viernes, 18 de enero de 2008

Oremos (Madre Teresa de Calcuta)

Irradiar a Cristo
¡Oh, Jesús!
Ayúdame a esparcir tu fragancia donde quiera que vaya. Inunda mi alma de tu espíritu y vida. Penétrame y aduéñate tan por completo de mí, que toda mi vida sea una irradiación de la tuya. Ilumina por mi medio y de tal manera toma posesión de mí, que cada alma con la que yo entre en contacto pueda sentir tu presencia en mi alma.
Que al verme no me vea a mí, sino a Tí en mí.
Permanece en mí. Así resplanderceré con tu mismo resplandor, y que mi resplandor sirva de luz para los demás. Mi luz toda de Tí vendrá, Jesús; ni el más leve rayo será mío. Serás Tú el que iluminarás a otros por mi medio.
Sugiéreme la alabanza que más te agrada, iluminando a otros a mi alrededor. Que no te pregone con palabras sino con mi ejemplo, con el influjo de lo que yo lleve a cabo, con el destello visible del amor que mi corazón saca de Tí. Amén.



La paz y la guerra empiezan en el hogar. Si de verdad queremos que haya paz en el mundo, empecemos por amarnos unos a otros en el seno de nuestras propias familias. Si queremos sembrar alegría en derredor nuestro precisamos que toda familia viva feliz.



Algunos pensamientos de esta gran mujer!
Ama hasta que te duela. Si te duele es buena señal.

A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota.





Nuestros sufrimientos son caricias bondadosas de Dios, llamándonos para que nos volvamos a Él, y para hacernos reconocer que no somos nosotros los que controlamos nuestras vidas, sino que es Dios quien tiene el control, y podemos confiar plenamente en Él. El amor, para que sea auténtico, debe costarnos.




El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz.

No puedo parar de trabajar. Tendré toda la eternidad para descansar.

Para hacer que una lámpara esté siempre encendida, no debemos de dejar de ponerle aceite.





La paz comienza con una sonrisa.




Cada obra de amor, llevada a cabo con todo el corazón, siempre logrará acercar a la gente a Dios.
Ella es Laura Trinidad Montes de Oca Herrera....de quien soy
padre en la Fe, como San José...padrino por regalo de Dios.




Comparto también un video con imágenes y reflexiones de nuestr querida Madre Teresa.




Como siempre, un fuerte abrazo y muy unidos en la oración.






1 comentario:

carmendelly dijo...

me gusta tu blog, y que en un mundo lleno de odio.. haya gente como tu que aun cree en la paz y el amor a traves de cristo.

Por favor, si quieres deja tus comentarios !